4 de abril de 2010

El Tour da una lección de cordura

04/04/10
www.marca.com
Como ya dejé entrever en noviembre pasado, cuando bajo el título de 'El Tour se pone muy caro' expliqué lo difícil que iba a resultar este año ganarse una 'wild card' o plaza de invitado para la ronda gala 2010, era de los que pensaba que algún equipo de relumbrón se iba a llevar una desagradable sorpresa, bien porque los organizadores franceses iban a barrer para casa y meter por la puerta de atrás al Saur-Sojason o bien porque la salida de Holanda les podía 'obligar' a contar con el Vacansoleil o el Skil-Shimano. Sin embargo, nada de esto se ha producido. 

Por el contrario, los responsables del Tour han realizado una elección estrictamente deportiva, dando una lección de objetividad, profesionalidad y cordura y marcando la que probablemente -ojalá- vaya a ser su línea de actuación en el futuro.

Tras el convenio que el 25 de septiembre de 2008 el Tour firmó con la UCI para calmar los ánimos y parar la guerra del ProTour, la verdad es que los organizadores galos no tenían demasiado margen de maniobra, porque 16 equipos tenían la plaza fija garantizada para este año (por cierto, el último del acuerdo). 

Se trataba de los franceses Ag2r, Fdjeux, Bouygues y Cofidis; de los españoles Caisse d'Epargne, Euskaltel-Euskadi y Footon-Servetto; de los italianos Liquigas y Lampre; de los belgas Quick Step y Omega Pharma; del Columbia americano, del Astana kazajo, del Milram alemán, del Rabobank holandés y del Saxo-Bank danés. De éstos, sólo uno, el Footon-Servetto, podía tener problemas por ser el sucesor natural del Saunier Duval, pero tras un año (2009) en el purgatorio el Tour les ha levantado finalmente el veto.

Quedaban, por tanto, seis plazas por cubrir hasta las 22 previstas, a las que optaban los equipos RadioShack (Armstrong, Leipheimer, Kloden, Zubeldia y Popovych), Sky (Boasson Hagen, Lövkvist, Gerrans, Arvesen y Flecha), BMC (Evans, Ballan, Hincapie y Kroon), Garmin (Danielson, Farrar, Millar, Zabriskie y Vandevelde), Cervélo (Sastre, Hushovd, Tondo y Haussler), Katusha (Pozzato, Karpets, Joaquín Rodríguez, McEwen, Kolobnev e Ivanov) y, entre otros, los mencionados Saur-Sojason, Vacansoleil y Skil-Shimano, que aunque con menos poderío deportivo tenían también cosas a su favor. 

El primero por ser francés y estar dirigido por Stéphane Heulot, un ex ciclista que goza de muy buena reputación en el país vecino y entre los organizadores del Tour; los otros por ser holandeses, de donde este año parte la carrera, y haber realizado buenas actuaciones en 2009. Vacansoleil, además, no sólo ha sido uno de los grandes patrocinadores de la París-Niza, sino que tiene en sus filas a los hermanos Feillu.

Un gesto hacia cualquiera de estos últimos hubiera dejado fuera a alguno de los otros, a uno de los grandes. Sin embargo, los organizadores galos sólo han tenido en cuenta criterios estrictamente deportivos y, contrariamente a lo esperado, ha cogido a los que sobre el papel más juego pueden dar durante el mes de julio, por algo el Tour es -con diferencia- la mejor carrera del mundo. Además, y antes de que alguien se lleve a engaño, ya ha dicho cuáles serán las reglas de participación del 2011: los 17 primeros equipos de la clasificación UCI de este año tendrán el puesto fijo, lo que quiere decir que se reservan de tres a cinco plazas para invitados, en función de si son 20 ó 22 los equipos en liza. La proporción, así como el sistema, no puede ser mejor: primero porque los equipos se tienen que ganar el puesto sobre el asfalto, y no en los despachos; y después porque las plazas de invitados, a las que también debe tener derecho un organizador, tampoco son excesivas.

Lo curioso es que, ahora mismo, tras la Volta a Catalunya, entre los 17 mejores equipos de la clasificación UCI sólo hay uno francés: Cofidis, en el puesto 12, mientras que Ag2r es vigésimo segundo, Fdjeux vigésimo cuarto, Bouygues vigésimo quinto y Saur-Sojason vigésimo séptimo.

Quiere esto decir que, tal y como están las cosas ahora, sólo uno tendría plaza fija, aunque el Tour siempre tendría en el futuro la opción de invitar a algún otro para ayudar al ciclismo francés, algo legítimo y que también hacen la Vuelta y el Giro con los suyos. Con esta medida, sin embargo, el Tour reconoce la autoridad de la UCI y la validez de su ranking, garantiza a los mejores equipos su presencia en la mejor carrera y evita erigirse, como tantas otras veces ha hecho, en juez y parte, algo que al final acaba siendo malo para todos.

De esta forma, aplicando el sentido común, que en absoluto está reñido con la legítima defensa de sus intereses, incluso económicos al tratarse de una empresa privada, el Tour da por zanjada la guerra del ProTour. Sólo cabe esperar que tanto la UCI como las otras partes implicadas, en especial los otros organizadores y los equipos, actúen con la misma profesionalidad en todas sus decisiones. Es la única forma de que el ciclismo salga del abismo en el que se ha metido en los últimos años.

LOS EQUIPOS DEL TOUR 2010

Con plaza fija (16)

Milram (Alemania)

Quick Step (Bélgica)

Omega Pharma (Bélgica)

Saxo Bank (Dinamarca)

Caisse d'Epargne (España)

Euskaltel-Euskadi (España)

Footon-Servetto (España)

Columbia (EE.UU.)

Ag2r (Francia)

Bouygues (Francia)

Fdjeux (Francia)

Cofidis (Francia)

Lampre (Italia)

Liquigas (Italia)

Astana (Kazajistán)

Rabobank (Holanda)

Invitados (6)

Radioshack (EE.UU.)

Garmin (EE.UU.)

BMC (EE.UU.)

Sky (Gran Bretaña)

Katusha (Rusia)

Cervélo (Suiza)

Reservas (3)

Saur-Sojason (Francia)

Vacansoleil (Holanda)

Skil-Shimano (Holanda)

No hay comentarios: