16 de julio de 2016

TOUR DE FRANCIA: ETAPA 15. ETAPA DE GRAN ESPECTACULO.

Perfil

La etapa de mañana no admite comparaciones: ha sido diseñada por las mentes más pícaras e iluminadas para poder disfrutar con finura de la geografía del Jura. Su creatividad merece una respuesta igual de imaginativa y valiente por parte de los corredores, sobre todo de los perseguidores directos de Chris Froome en la general, si pretenden que el keniano se tambalee. El Grand Colombier hizo su entrada triunfal en el Tour en el año 2012, con una llegada a Bellegarde-en-Valserine. Pero la situación es diferente esta vez: con una doble subida al macizo por dos vertientes distintas y 50 km de terreno propicio a los ataques de los mejores escaladores y los grandes descendistas que tendrán la oportunidad de bajar dos veces a Culoz.

Un gran ausente en el pelotón será Thibaut Pinot, que domina a la perfección el Grand Colombier, donde se impuso en sus inicios como profesional en el Tour de l'Ain 2011. Pero todavía quedan muchos artistas de la montaña con capacidad para sustituirlo y muchos motivos para pasar a la acción: Romain Bardet, para compensar una parte del retraso acumulado contra el reloj y volver auparse al Top 5; Nairo Quintana para empezar a darle consistencia a su “Sueño Amarillo”; Bauke Mollema para ejercer presión y confirmarse como amenaza para Froome y Richie Porte, para reafirmarse como candidato legítimo al podio. Ahora les toca a ellos dar la cara.