21 de julio de 2008

TOUR DE FRANCIA; EN UN MINUTO SEIS ASPIRANTES

Bernard Hinault
21/07/08
Nunca en un minuto entraron tantos ciclistas. Ni los más viejos del lugar recuerdan un Tour de Francia tan ajustado, con seis candidatos en una horquilla de 49 segundos a falta de una semana para el final que se presenta más decisiva e inesperada que nunca.

"Yo no lo recuerdo ni de mis tiempos, es inédito. Nunca he visto que los Alpes se afrontaran con tanta igualdad", afirma a Efe Bernard Hinault, el tercer hombre que sumó cinco Tours en su palmarés.

El "caimán" no sabe por dónde tirará la carrera, porque nunca ha visto un Tour tan abierto. "Con todo lo que queda yo no descarto ni a los que están a cuatro minutos", asegura el último francés en ganar el Tour, que reconoce que entre esos piensa en especial en Alejandro Valverde.

"¿Pronósticos? Yo no hago pronósticos nunca y menos este año. Que sé yo quién ganará", añade el francés dando vueltas a la clasificación.

El luxemburgués Franck Schleck es líder con siete segundos de ventaja sobre el austríaco Berhnard Kohl, ocho con el australiano Cadel Evans, 38 con el ruso Denis Menchov, 39 con el estadounidense Christian Vandevelde y 49 con el español Carlos Sastre.

Un pañuelo inédito en los últimos años de la ronda gala. La estadística del Tour recoge que la edición más ajustada de las seis últimas fue la de 2006, cuando Oscar Pereiro afrontó la semana definitiva con 3:21 minutos sobre el sexto, que también era Sastre.

Tampoco se acuerda de un Tour tan abierto el español Pedro Delgado, ganador en París en 1988. "Será emocionante porque entre los primeros hay tres escaladores y tres contrarrelojistas. Yo no me acuerdo de nada así", dice el de Segovia.

"No sé lo que pasará, pero emoción habrá seguro", indica el ex ciclista que, por regularidad, pone un poco por delante al ruso Denis Menchov.

En lo que todos coinciden es en que, si no pierde más tiempo, Evans les aplastará en la contrarreloj, por lo que auguran batalla en Los Alpes. "Tienen que atacarle, si no, les gana de sobra", asegura Hinault.

El francés calcula que los escaladores necesitarán "dos o tres minutos más" para no sucumbir en la contrarreloj. Delgado cree que con menos renta pueden lograrlo, sobre todo un Menchov que también ha demostrado que rueda bien en esa disciplina.

Los que mejor lo tienen para atacar son los dos hombres del CSC, el actual líder, Franck Schleck, y el español Carlos Sastre, según Hinault. "Pero Menchov y Kohl también tiene que sacar tiempo", dice.

Para Hinault su situación del equipo que dirige Bjiarne Riis es envidiable. "Puede mandar a uno por delante, obligar a trabajar a Evans y estar al acecho con el otro. Si yo fuera el director jugaría las dos cartas", señala.

Delgado cree que Riis lo está haciendo bien. "Que sea la carrera la que marque el favorito", asegura el ciclista de Segovia.

El director del Caisse d'Epargne, Eusebio Unzúe, cree que Riis está en una situación "envidiable y embarazosa" porque "tienen al líder pero deben atacar".

Mientras que Hinault afirma que Sastre y Schleck están "en igualdad de condiciones", tanto Delgado como Unzúe ponen al español un poco por delante.

"Quizá me puede el corazón", asegura Delgado, "pero creo que Carlos está por encima".

En el baile de apuestas, Unzúe se decanta por el desconocido Bernhard Kohl. "Me da la impresión de que va a más y que las dos etapas de Los Alpes que quedan se adaptan mejor a sus intereses. Es verdad que es una sorpresa, había hecho cosas pero en el Tour nunca había destacado. Pero en esta carrera siempre hay sorpresas. Pocos se esperaban el año pasado que ganara (Alberto) Contador", dice.

A Delgado la comparación de Kohl con Contador le parece exagerada y cree que el austríaco no soportará la presión. "Es ambicioso y agresivo y puede ser el que rompa la carrera y el que obligue a los otros a mostrarse, pero no le veo en el podium", considera.

Hinault está encantado con la eclosión de Kohl. "Siempre que hay algo nuevo debemos alegrarnos. Los guiones escritos son aburridos", dice el francés emocionado por un Tour en el que "nada está escrito".