16 de julio de 2015

TOUR DE FRANCIA: PURITO GANA LA ETAPA. NAIRO TERCERO EN LA GENERAL.

Tour de Francia.

El británico Chris Froome (Sky) mantuvo la camiseta amarilla del líder del Tour de Francia tras una intensa batalla en el ascenso al Plateau de Beille, este jueves en la 12ª etapa de la ‘Grande Boucle’, ganada en solitario por el español Joaquim Rodríguez.

En una jornada dantesca; con frío, lluvia y granizo, los principales rivales de Froome (Quintana, Contador, Valverde y Nibali) atacaron al líder, que pudo aguantar gracias al trabajo de sus compañeros del Sky y llegar a la meta al mismo tiempo que sus adversarios.

A diferencia de la decepcionante etapa del miércoles, la que acabó en Cauterets, todos los rivales de Froome le atacaron en el duro ascenso final, aunque el británico pudo contar, como siempre hasta ahora, con el trabajo extraordinario del australiano Richie Porte primero y del galés Geraint Thomas después para no ceder tiempo ante sus adversarios.

 Por delante del grupo de los favoritos, 'Purito' Rodríguez, que se había metido en la escapada buena del día (formada por una veintena de corredores), demostró en el Plateau de Beille que era el mejor escalador de todos los fugados y se impuso en solitario.

 El veterano líder del Katusha, de 36 años, logra así su segunda victoria de etapa en esta edición de la ‘Grande Boucle’, tras la lograda en el Muro de Huy en la tercera jornada.

Fuga cantada
Estaba cantado que muchos corredores, mal clasificados en la general, tratarían de entrar en una fuga con la esperanza de que el equipo Sky no trabajase por buscar la victoria de etapa.

Tras el primer embalaje intermedio (km 20), comenzó a formarse la etapa buena del día después de un ataque del belga Lieuwe Westra (Astana). El grupo de escapados lo formaron finalmente 22 corredores, entre los que estaban algún nombre destacado como el español Joaquím 'Purito' Rodríguez (Katusha), ganador en el Muro de Huy, y el campeón del mundo, el polaco Michal Kwiatkowski (Etixx).

En el Portet d'Aspet, primer puerto de la jornada, los ciclistas pasaron delante de la estela de Fabio Casartelli, el campeón olímpico italiano que perdió la vida en una caída cuando descendía esa cota, en el Tour de 1995.

 El Sky se limitó a imponer un ritmo constante al pelotón principal y las diferencias fueron creciendo rápidamente a favor del grupo de fugados, que se partió en el ascenso al Col de la Core, donde empezó a llover.

En la meta, apenas hora y media antes de la llegada de los ciclistas, se pasó de 38 grados de temperatura a 16, bajo una intensa lluvia acompañada de granizo que amenazaba con hacer aún más duro el ascenso al Plateau de Beille.

El belga Sep Vanmarcke (Lotto-Jumbo) y Kwiatkowski tomaron unos metros de ventaja sobre otro grupo de siete corredores, entre los que viajaba 'Purito' y llegaron a contar con más de 12 minutos de ventaja sobre el pelotón a 65 km para la meta. El dúo cabecero comenzó el ascenso al Plateau de Beille con 1 minuto 45 segundos sobre el grupo de 'Purito' y más de 10 minutos al pelotón principal.

'Purito' se escapó en subida final
Kwiatkowski dejó poco después a su compañero de fuga y 'Purito' comandó la caza al campeón del mundo al frente de un trío en el que viajaban el francés Romain Bardet (AG2R) y el danés Jakob Fuglsand (Astana).

El escalador español dejó a sus dos compañeros y superó al polaco a falta de 7,5 km para el final. Por detrás, como siempre, Porte y Thomas tiraban del selecto grupo de los favoritos, con Quintana, Contador, Valverde y Nibali entre otros.

Contador fue el primero en atacar a los hombres del Sky, a poco más de 6 km, y después lo hizo Nibali cuando el doble ganador del Tour fue cazado por el equipo del líder. Con el campeón de Italia con unos metros por delante, el turno fue para Valverde, que lo intentó dos veces a falta de 5 km, hasta que lo probó su compañero en Movistar, Nairo Quintana a falta de 3,5 km.

Ese ataque del colombiano provocó que Froome se quedara sin Roche, pero aún le quedaba Thomas para trabajar para él y cazar a Quintana pocos metros más arriba. A falta de dos km atacó Froome, contraatacó Valverde y Quintana volvió a dar un hachazo, sin que ninguno de los favoritos cediera y entraron todos juntos.
Tras la tercera y última jornada en los Pirineos, y a la espera del desenlace de la carrera en los Alpes la próxima semana, Froome mantiene su ventaja sobre sus principales rivales: 2 minutos 52 segundos al estadounidense Tejay Van Garderen, segundo, y 3 minutos 09 segundos sobre el colombiano Nairo Quintana, en lo que sería por el momento el podio en París.

El español Alejandro Valverde es cuarto a 3 minutos 58 segundos y su compatriota Alberto Contador sexto a 4 minutos 04 segundos, mientras que Nibali está algo más distanciado, noveno a 7 minutos 47 segundos.
Cierto es que Froome sale reforzado de los Pirineos, pero la batalla de este jueves augura jornadas muy intensas en los Alpes.