7 de marzo de 2014

Caminos de tierra, subidas imposibles... así es la Strade Bianche, la carrera de los héroes. Caminos de tierra, subidas imposibles... así es la Strade Bianche, la carrera de los héroes - Noticias de Ciclismo http://bit.ly/O4rvXh

una carrera de otra época con casi 50 km de ‘sterrato’ para mostrar la mística del ciclismo.
Tomado de www.elconfidencial.com
El ciclismo moderno busca reinventarse cada día, aunque para ello tenga que volver al pasado. A sus orígenes de misticismo y héroes del pueblo capaces de pasar con su bicicleta por los caminos más intrincados y escalar auténticos muros desafiando los límites de la gravedad. Esa fórmula es la que hace ocho años aplicaron los mandamases de RCS (organizador del Giro de Italia entre otras carreras) para dar a luz a L'Eroica Strade Bianche.
La clásica italiana que se celebra este sábado entre las localidades de San Gimignano y Siena nació con un firme propósito: convertirse en la Roubaix de la Toscana. Eso sí, en lugar de adoquines lo que hace especial a esta carrera son sus tramos de tierra. De los 200 kilómetros de recorrido, casi 50 transcurren por ‘sterrato’, como lo llaman en Italia. “La Strade Bianche es más compleja que la París-Roubaix porque en L'Eroica los tramos que no son de asfalto no son solo llanos, como en Francia, sino que también subes auténticas paredes y tienes que afrontar vertiginosos descensos, como el de Santa María, donde se decide la carrera”, cuenta Fran Ventoso, ciclista del Movistar y veterano de esta ‘batalla’ por la Toscana.
De hecho, algunas subidas del trazado llegan a alcanzar el 16% de desnivel con un firme de gravilla y tierra donde el agarre de los neumáticos es mínimo, aunque el verdadero desgaste se produce en los kilómetros previos a cada uno de los diez sectores de tierra. “La tensión y la pelea que hay justo antes de cada tramo de ‘sterrato’ es bestial”, subraya Fran. “La colocación es vital. Si vas un poco retrasado, te quedas sin ver nada por el polvo que levantan los primeros del pelotón. De hecho, es que a partir del puesto 20 ya vas a ciegas, sigues la mancha que tienes delante y cada vez es más difícil respirar”, señala el ciclista cántabro. 
La peculiaridad de la tierra obliga a los corredores a un gran dominio de la bicicleta que, además, es ‘tuneada’ para la ocasión, ya que se recurren a ruedas de 25 pulgadas, en lugar de las convencionales de 29, a los tubulares se les mete menos presión de lo habitual y se engrasan a conciencia todos los mecanismos para evitar que la tierra obstruya el cambio y la cadena. “El que viene a esta carrera sabe a lo que va y tiene un gran manejo de la bici”, apunta Fran, que en invierno aprovecha para hacer sus ‘pinitos’ con el ciclocross y sabe bien de lo que habla. No obstante, pese a la pericia de los ciclistas, las caídas son habituales. “Antes y durante de cada tramo hay caídas porque todos quieren estar bien colocados. También hay muchos pinchazos, por eso cada dos sectores de tierra se colocan a los auxiliares del equipo”.
Paisajes inolvidables en plena ToscanaPaisajes inolvidables en plena Toscana
Paisajes que merece la pena no perderse
Pero el ‘sterrato’ no es lo único que ha hecho de la Strade Bianche una 'clásica' con solera y prestigio en tan sólo siete ediciones, de hecho esta prueba ya presume de tener en su haber a ganadores como Cancellara, Gilbert o el prometedor Moreno Moser. Los paisajes de la Toscana por los que transcurre la carrera son un deleite para los sentidos y, sobre todo, “la entrada a la Plaza del Campo de Siena es impresionante. La gente abarrota las calles y su arquitectura medieval te transporta a otra época. Es, sin duda,uno de los lugares más bonitos a los que he llegado en bici”, narra Ventoso para quien el futuro del ciclismo pasa por carreras como esta. “Tienes que hacer pruebas atractivas al espectador y L'Eroica lo es”. De hecho, al margen de su atractivo recorrido, la cita italiana hace gala de contar en su línea de salida con corredores como Cadel Evans, Phillipe Gilbert o el mismísimo Alejandro Valverde, que dado su estado de forma parte de entre los favoritos para hacerse con la victoria.
De su espectacularidad visual -de esta carrera siempre quedan instantáneas para el recuerdo- y la rápida atracción que ha provocado en los aficionados, ha surgido una prueba cicloturista denominada L'Eroica que se celebra a finales de temporada y donde, además, se corre con bicis anteriores a 1987. Un éxito que el ciclismo español ha querido importar con el GP Canal de Castilla, una prueba que también transcurre por caminos de tierra y asfalto por las provincias de Valladolid y Palencia, y que tiene el firme propósito de alcanzar el profesionalismo en años venideros. Sería una Roubaix castellana, aunque este sábado es el turno de la Roubaix de la Toscana, de La Strade Bianche. Una carrera para héroes.
Cadel Evans, en la pasada Satrde Bianchi.Cadel Evans, en la pasad

No hay comentarios: